sábado, 19 de abril de 2014

Un poema de Antonio Machado para estas Pascuas!



Mirad: el arco de la vida traza
el iris sobre el campo que verdea.
Buscad vuestros amores, doncellitas,
donde brota la fuente de la piedra.
En donde el agua ríe y sueña y pasa,
allí el romance del amor se cuenta.
¿No han de mirar un día, en vuestros brazos,
atónitos, el sol de primavera,
ojos que vienen a la luz cerrados,
y que al partirse de la vida ciegan?
¿No beberán un día en vuestros senos
los que mañana labrarán la tierra?
¡Oh, celebrad este domingo claro,
madrecitas en flor, vuestras entrañas nuevas!.
Gozad esta sonrisa de vuestra ruda madre.
Ya sus hermosos nidos habitan las cigüeñas,
y escriben en las torres sus blancos garabatos.
Como esmeraldas lucen los musgos de las peñas.
Entre los robles muerden
los negros toros la menuda hierba,
y el pastor que apacienta los merinos
su pardo sayo en la montaña deja.

viernes, 18 de abril de 2014

Adiós García Márzquez

La mágica herencia gallega de Gabo

García Márquez ostentaba un origen gallego que nunca logró confirmar y al que atribuía su desbordante capacidad de fabulación

santiago romero 18.04.2014 | 19:41
Gabriel García Márquez con el intelectual Domingo García-Sabell, entonces delegado del Gobierno, en su primera visita a Galicia en 1983.
Gabriel García Márquez con el intelectual Domingo García-Sabell, entonces delegado del Gobierno, en su primera visita a Galicia en 1983.
La patria se lleva dentro. La del universal Gabo compartía en aparente contradicción la sensual luz cegadora del Caribe con el nebuloso mundo de leyendas galaico. Del contraste de esos dos mundos opuestos surgió el mágico universo literario de Macondo, que fascinó al mundo al inaugurar el llamado boom latinoamericano con la novela Cien años de soledad.
Gabriel García Márquez siempre llevó a gala sus orígenes gallegos, por parte de su abuela Tranquilina, verdadera inspiradora de su desbordante capacidad fabuladora, que nunca dejó de rastrear, pero no logró llegar a confirmar. "¿Gallegos? ¡Gallegos todos!", exclamó dándose un golpe en el pecho cuando conoció hace unos años al presidente de la Xunta Emilio Pérez Touriño.
El escritor Carlos Reigosa intentó despejar las incógnitas de este origen gallego de Gabo en su libro "A Galicia máxica de García Márquez", especialmente el de su abuela, cuya galleguidad es defendida por el propio autor colombiano y aparece citada por sus biógrafos Plinio Apuleyo Mendoza o Dasso Saldívar. "Las abuelas y bisabuelas de García Márquez son colombianas, pero sus tatarabuelas son todas españolas -señala Reigosa-. Intuyo que una de ellas, Josefa Vidal, podía ser de Ourense, ya que el escudo heráldico de los Vidal tiene su origen en Verín o Trives. Gabo nunca se desdijo de la existencia de esa abuela gallega, que yo entiendo que constituye para él un elemento literario. En 1968 hablé con él por primera vez, con motivo de la publicación de "El otoño del patriarca", y le dije que no había encontrado ninguna referencia de su abuela gallega en "Cien años de soledad". 'Sí, en la forma de contar', me respondió. 'Mi abuela me decía con la misma cara de palo que comiera toda la comida que esa noche había visto a mi tío muerto hacía veinte años', recordaba Gabo. En otro encuentro posterior en Los Ángeles, en 1996, me dijo que su abuela Tranquilina era descendiente de unos gallegos que emigraron al norte de Venezuela". La última referencia le llegó a Reigosa a través del biógrafo Plinio Apuleyo, quien le confesó que García Márquez le había dicho que "de la abuela gallega nada más se sabía, pero por favor, que lo investiguen, porque necesito saberlo".
Antes de su encuentro con Touriño, Gabo había visitado Galicia ya en 1983, poco después de recibir el Nobel. García Márquez se encontraba entonces agobiado por la enorme popularidad que le proporcionó el premio y quería perderse en lugar tranquilo. Decidió venir a Galicia e investigar sus orígenes. El viaje fue planificado por el entonces presidente español Felipe González, que encargó al intelectual Domingo García-Sabell, a la sazón delegado del Gobierno en Galicia, que actuase de cicerone, con la condición de que no le presentase a ningún escritor ni periodista. Gabo habla de esta experiencia gallega en un artículo publicado en "El País" el 11 de mayo de 1983, titulado Viendo llover en Compostela. En él reconoce que conocer Galicia era uno de sus sueños más antiguos. "Un país del que tenía nostalgia ya antes de conocerlo", lo que atribuye a su abuela Tranquilina. En este viaje iniciado en Compostela, García Márquez visitó también "el paraíso lacustre" de Arousa y la ría de Vigo, donde dejó un insuperable elogio de su gastronomía, al comer "unos pescados que siguen siendo peces en el plato y unas ensaladas que siguen creciendo en la mesa". Alude García Márquez en el texto a Rosalía y Valle Inclán, "en cuyos libros llueve desde el principio de la creación y sopla un viento interminable, que es tal vez el que siembra ese germen lunático que hace distintos y amorosos a tantos gallegos". Entre los que él decía contarse.
No acaba ahí la conexión gallega de Gabo. Su obra más emblemática, "Cien años de soledad", fue publicada por primera vez por un coruñés, Francisco Porrúa, pionero editor también de Cortázar. Cuenta la leyenda que el 30 de mayo de 1967, tras ser rechazado por dos editores españoles, el libro que consagraría a García Márquez e inauguraría el boom latinoamericano aparecía publicado por primera vez en Buenos Aires, donde Porrúa regentaba la editorial Sudamericana. "Creo que 'Cien años de soledad' se ha convertido en mi segundo apellido, porque todo el mundo lo ha añadido a mi nombre. Es parte de mi destino. García Márquez era entonces para mí un desconocido del que me habló Luis Harrs. Cuando terminé de leerla, pensé que era una obra muy relacionada con sus crónicas periodísticas. Estaba convencido de que era una obra singular, pero siempre noté que en 'Cien años de soledad', y Gabo lo sabe, falta un cierto intimismo que permita ver a sus personajes desde sus emociones, más allá de los hechos raros que suceden todo el tiempo. Pero no sugerí ningún cambio. Nada en absoluto".
Porrúa había aprendido de la experiencia con Julio Cortázar, a quien recomendó hacer cambios en una novela que el escritor argentino sí tuvo en cuenta. Para pesar de Porrúa. "Era un pasaje que me resultaba inverosímil, pero creo que me equivoqué porque había un efecto de humor que estaba bien ahora que lo pienso. Lo que siempre importa es la verdad literaria del texto. Con 'Rayuela' ya tuve el cuidado de no sugerir nada. Hace poco releí una antología de cuentos de Cortázar y creo que lo que es casi inigualable en él es la transparencia del texto. No dudaba, no corregía, no hacía un alto para pensar en la siguiente palabra".

martes, 8 de abril de 2014

El corazón del bambú.

Foto
de izda a decha: Voro Guzmmán, Carmen Rochina, Sebastián Roa, Pablo Tobías. Mila Villanueva y María Vicenta Porcar.


el músico Javier Lucas que acompañó el evento.
,


Fue un honor para mí participar en la presentación de "El corazón del bambú" de Pablo Tobias, organizada por Mª Vicenta Porcar, compartiendo emesa con el autor, además del novelista Sebastián Roa y los actores Carmen Rochina y Voro Guzmán.

Este es uno los haikus que dediqué al autor de ·"El corazón del bambú":

                                                     Tras la ventana
                                                tan sólo campos verdes.
                                                     Ni rastro de mar.


domingo, 23 de marzo de 2014

El Correo Gallego (Gallegos del año)

Los Gallegos del Año son el mejor ejemplo de que con esperanza se logra el éxito

Todos son un inspirador espejo en el que mirarse para construir la Galicia capaz de salir adelante que ya vislumbra Gerard López

KORO MARTÍNEZ SANTIAGO   | 25.10.2013 
A- A+

Adiós al pesimismo y bienvenida a la esperanza. Ése bien podría ser el lema general con el que catalogar a los premiados mes a mes con los Gallegos del Año.
Mujeres y hombres de éxito en sus respectivas trayectorias profesionales, son todos ellos el mejor ejemplo a seguir para, en momentos de dificultades como los actuales, luchar por salir adelante, y hacerlo con confianza.
La presentadora Paloma Lago, galardonada con el Gallegos del Año en octubre, aseguró sentirse "gallega por los cuatro costados, y más gracias a este reconocimiento, que me hace una ilusión inmensa".
El Gallegos del Año de noviembre, el neurólogo Miguel Blanco, dijo recibirlo en nombre de "un gran grupo que durante años ha trabajado por mejorar la atención a los pacientes con ictus de Galicia", e hizo "una mención especial al profesor Castillo, líder y maestro de este grupo, sin el que nada de esto podría haberse llevado a cabo".
En nombre de Cáritas y el Banco de Alimentos, entidades premiadas en diciembre, intervinieron monseñor Manuel Sánchez Monge y José Pita.
El primero de ellos reconoció el trabajo de "los profesionales y voluntarios de Cáritas, que se multiplican cada día para atender las necesidades más urgentes de los más necesitados"
José Pita, por su parte, subrayó que de los 54 bancos existentes en España, cuatro están en Galicia, y resaltó que "por cada euro recibido, remitimos a la sociedad cien euros; es decir, el cien por cien".
Para el editor José Luis Teófilo, distinguido en enero, el premio "é unha responsabilidade máis coa que espero non defraudar a ninguén", y se comprometió a que "endexamais deixarei de crer en Galicia, de apostar por Galicia, e de esgotar ata o derradeiro alento da miña vida en traballar pola terra que me viu nacer, crecer e a que quero que me vexa morrer".
Además, aprovechó su intervención para recordar que "son fillo de Rosalía, a peixeira de Vilaxoán que tanto traballou para sacar o seu fillo adiante", y dio las gracias "á miña muller Maruxa e ao meu fillo Paulo por facer este percorrido de vida comigo".
Galardonado en febrero, el restaurador y propietario del restaurante Don Quijote, Manuel García, mencionó sus años de emigrante en Australia y señaló que "qué más se puede pedir a la vida, ser querido, respetado y premiado".
En representación del Gallegos del Año de marzo, El Corte Inglés, intervino Manuel Guitián, quien afirmó que "lo recibo en nombre de todo el equipo humano de nuestra empresa: en Galicia somos unas cuatro mil personas, cuatro mil familias gallegas que procuramos cada día hacer mejor nuestro trabajo".
Vanessa Veiga, atleta de maratón distinguida en abril, recordó que dejó el deporte durante siete años para volver siendo madre de tres hijos, que son "el motor que me ha llevado a conseguir mis sueños".
El físico Diego Martínez hizo extensivo su galardón de mayo "á Universidade de Santiago, na que fixen tanto a carreira como o doutoramento, e onde desenvolvín gran parte do traballo que foi premiado pola Sociedade Europea de Física".
Gerard López, empresario premiado en junio, aprovechó su discurso improvisado para, desde la perspectiva que le da haber estado ocho años sin pisar territorio gallego -desde que se murió su abuela-, resaltar que "he descubierto una Galicia con complicaciones, como casi todos, pero que ha cambiado mucho; he estado en la universidad, con el presidente, y lo que me ha gustado es que veo en Galicia la capacidad de salir adelante".
Una Galicia que ve con futuro, y por la que se comprometió a "volver muy pronto para analizar oportunidades y ayudar a este país que tanto quiero".
El país del que tuvieron que emigrar sus padres y por quienes él dijo sentir una emoción especial al recibir el Gallegos del Año, además de considerarlo un orgullo, ya que "mucha gente no sabe que soy español, ni gallego, y menos de Riotorto, y a partir de ahora sí que lo sabrán".
El catedrático Constantino Arosa quiso hacer extensivo su reconocimiento de agosto "a todos mis compañeros de la Universidad, con los que he formado grupos multidisciplinares de investigación", y tuvo un especial recuerdo para el catedrático Lisardo Núñez y el ingeniero Ángel Romero, ya fallecidos; así como para "mis alumnos de la facultad que año tras año me califican como el profesor más distinguido".
Berta Cáccamo, premiada en septiembre, tuvo palabras de agradecimiento para todos los que le han apoyado en su carrera, tanto su familia como sus amigos y compañeros de profesión, y mencionó a la responsable de la galería Trinta, Asunta Rodríguez.

TRES MESES DE LA TRAGEDIA

Los héroes de AngroisPresentes durante toda la gala tanto las víctimas, como los heridos y los familiares del accidente ferroviario del 24 de julio, dos representantes de los conocidos como los héroes de Angrois en aquella trágica víspera del Apóstol recogieron ayer el Gallegos del Año otorgado en reconocimiento a su altruista y heroica actuación de aquel día.
Tras un recuerdo para uno de los incondicionales de la gala que perdió la vida aquel día, el periodista Enrique Beotas, María Teresa González García solicitó "que a ninguén se lle esquezan os feridos, as vítimas e os seus familiares, e que o seu recordo nos sirva para aprender e mellorar". Algo en lo que insistió Martín Rozas, quien reclamó "ás administracións que non se abandone aos feridos e aos familiares, e que contribúan o que poidan a que as súas vidas sexan o máis levadeiras posible".

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Recordando a Miguel d´Ors



Fue una Feliz Navidad la que vio nacer a Miguel D´Ors allá por el año 1946 en Santiago de Compostela

He aquí un hermoso poema lleno de sabiduría y de saudade por la infancia perdida.


Amandiño

Amando, Amandiño, que eras de Corredoira,
cómo vuelve esta noche, con qué mágica luz,
aquel baño silvestre, y nuestras cabriolas
desnudas por el prado salpicado de bostas,
y aquella canción tuya, amigo agreste, bucanero de siete años
-«Ay, ay, ay, bendito es el borracho»-,
bajando por las hondas carballeiras
desmedida, insistente y en pelotas.
De aquel verano todo se ha perdido
menos aquella hora
maravillosamente sediciosa.

Después
tú te quedaste por tu mundo, libre de calendarios;
yo me adentré en el olor intacto de los nuevos libros.
De ellos salía el camino que -cursos, gentes ciudades-
me ha traído hasta esto.

Y ahora que contemplo mi vida
y me vienen ganas de darle una limosna,
le pregunto a los años
qué habrá sido de ti, Amandiño, amigo de un verano;
qué habrá sido de mí.
De "Curso superior de ignorancia"


Felices Pascuas don Miguel!!!!!

sábado, 21 de diciembre de 2013

Un haiku de Navidad

Fotografía de Asun Estévez: (Plaza del Obradoiro)



Cae la noche
también en Navidad
hago el Camino.

MV

sábado, 14 de diciembre de 2013